¿Comprar nos hace felices?

Expresarnos como individuos nos genera satisfacción, sobre todo si es en el momento de adquirir un producto o servicio con el que nos identificamos emocionalmente.

 comprar nos hace realmente felices

Según un estudio de Ebates Spring Shopping, la mayoría de los consumidores han comprado alguna vez como “antídoto” para alejar el aburrimiento, una pena de amor o el mal humor, teniendo un solo objetivo en común, ser más felices.
Otro estudio realizado por la Universidad de British Columbia concluyó que comprar no solo nos causa satisfacción en el momento, sino que también contribuye a la felicidad a largo plazo, incluso más que las experiencias divertidas. Es importante señalar que los investigadores no dicen que las experiencias no te hagan feliz, sino que producen distintos tipos de felicidad y el impacto de estas sobre las personas es la que hacen de las compras una más duradera.

Expertos en Psicolgía social y ciencias de la personalidad de la Universidad de British Columbia en Canadá quisieron saber qué tanto influye el comprar en nuestra felicidad a corto, mediano y largo plazo y para ello realizaron un experimento. Los investigadores pidieron a varias personas que llevaran un registro de sus sensaciones cinco veces por día luego de haber realizado compras materiales como ropa, una patineta, perfume o gadget. Así mismo se les pidió volver a expresar sus sensaciones un mes después.
Los participantes también adquirieron y disfrutaron con compras que significaban una experiencia, como por ejemplo entradas para un concierto, ir a un spa, un viaje a esquiar, etc. Al igual que con el caso de los gastos en objetos tangibles llevaron un registro a corto, mediano y largo plazo. Con los datos en mano los expertos pudieron comparar las reacciones y llegar a interesantes conclusiones. Los investigadores creen que la felicidad extensa causada por compras materiales se debe tanto a la anticipación por tener un objeto como también al satisfacer un deseo y si a eso le sumamos la presión que existe por gastar dinero el hacerlo provoca satisfacción.

En conclusión el comprar un objeto no nos provoca la misma clase de felicidad que el gastar en una experiencia, siendo la segunda la que produce una felicidad más intensa, pero si logra mantenerse en el tiempo algo que no ocurre con las compras no tangibles y las cuales reviven esa sensación de felicidad cada vez que las vemos o utilizamos en un periodo que los expertos creen que podría durar dos meses o más.
Comprar nos hace felices, pero no solo por adquirir un producto con el que nos identificamos, también nos hace feliz la experiencia que tenemos al comprar este producto antes y después de la adquisición, este tipo de felicidad puede perdurar.

Fuentes: www.puromarketing.com www.batanga.com

Etiquetas: compras, felices

 

Teléfonos
Whatsapp
Facebook
Twitter
Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress